Reforzar la seguridad es un punto vital para los ciudadanos y tiene un recorrido de mejora en la gran mayoría de las ciudades europeas. De ahí que se estén buscando nuevas fórmulas y elementos urbanos que faciliten el trabajo de los cuerpos de seguridad, como son las papeleras anti-bombas.

Mobiliario urbano para mejorar la seguridad

Las formas de llevar a cabo acciones terroristas están cambiando y con ellas también las formas de proteger la seguridad ciudadana. Muchas ciudades están tomando ya medidas para impedir el acceso de vehículos a zonas muy concurridas por peatones. La forma más habitual de hacerlo es con bolardos y jardineras.

Dispositivos de este tipo se instalan a la entrada y salida de las calles peatonales impidiendo que se pueda acceder a estas zonas con vehículos.

papelera antibombas

Por otra parte, tanto en zonas peatonales como en calles comunes, las papeleras son un elemento indispensable para mantener la ciudad limpia y atractiva. Pero 

pueden suponer un reto cuando se trata de velar por la seguridad ciudadana, puesto que hacer una inspección detenida de todas las que hay en una ciudad conlleva mucho tiempo.

En Fábregas disponemos de papeleras antibombas que han sido diseñadas para mejorar la seguridad. Están disponibles en diferentes modelos para adaptarse a la estética de cualquier ciudad.

Lo que diferencia a este producto de otros similares es que son totalmente transparentes. De esta forma, cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tienen que hacer una inspección de su contenido pueden hacerlo de forma mucho más rápida, con un solo vistazo pueden ver si hay algo sospechoso.

Las papeleras antibombas también pueden ser de utilidad a la hora de que los ciudadanos puedan detectar que algo va mal. Al verse claramente su contenido, si cualquier persona ve algo extraño en una de ellas puede contactar inmediatamente con la Policía.

Seguridad y diseño

Las ciudades europeas se están viendo obligadas a adoptar medidas para proteger a sus ciudadanos y eso está provocando cambios en el paisaje urbano. Pero adoptar medidas de seguridad no tiene que estar reñido con disfrutar de un mobiliario urbano de última generación.