No hay mejor forma de aprender que jugando. A los niños les encanta pasar tiempo al aire libre y con otros niños. Por ello, los parques infantiles y en concreto los toboganes son una buena elección.
Aunque a primera vista puedan parecer espacios para que los infantes se desahoguen y diviertan, hay mucho más detrás. Cada atracción tiene el objetivo de activar su desarrollo físico, mental y emocional.

Como es evidente, las necesidades varían de una edad a otra. Entonces, también deben hacerlo los toboganes y el resto de equipamiento para parques.

A continuación explicaremos cómo influyen los parques infantiles en su crecimiento personal.

Virtudes que fomentan los toboganes y otras atracciones en los parques

Equipamiento de playas, tarea postvacacional de ayuntamientos

Para empezar, el concepto del propio parque infantil como espacio enseña las reglas básicas de la convivencia entre los niños. Allí, ellos deben aprender a aceptar las normas de uso de las atracciones, socializar con otros compañeros y compartir. También es un momento en el que aceptan la importancia de respetar las esperas para acceder a las atracciones.

Además, los toboganes, columpios y balancines mejoran el sentido del equilibrio a la vez que ayudan a que el niño realice ejercicio físico sin siquiera darse cuenta. Y cuando incluyen paredes de escalada o barras tipo bomberos por las que se puede trepar, los niños activan su musculatura.

Hay otras áreas que estimulan la creatividad y la imaginación, como los castillos y torres en las que se recrean historias. O incluso mesas multijuegos que fomentan las habilidades cognitivas.

Desde Grup Fábregas recomendamos que tanto las instalaciones de toboganes como de otras atracciones tengan el apoyo y asesoramiento profesional de empresas especializadas y de larga trayectoria en el sector.

Solicita información si quieres implementar o mejorar los parques infantiles de tu ciudad.

Contacta con nosotros